comics , periodismo Miércoles, 26 diciembre 2007

Otorongo come otorongo

En la web del ex colaborador del Otorongo y todavía columnista de Perú.21, Beto Ortiz, encuentro esta denuncia:

El humorista gráfico Nilton Olivera renunció al suplemento El Otorongo aduciendo que le habían censurado esta tira porque chocaba con el gremio, es decir, con Alfredo Marcos, el dibujante de los calatos de La República.
¿Qué opinan ustedes?
¿Será cierto eso o será que el chiste no dió risa?

bronca.jpg

(Quizás no dé tanta risa, pero ya era hora de que alguien lo dijera.)

¿Censura? Hasta donde tengo entendido, en El Otorongo hay un par de reglas que podrían resumirse en “Chicos, no se maleen, éste es un diario para toda la familia” y “Chicos, no choquen con otros medios”. Por eso es que, por citar a dos de los más faltosos, Rossell y Cossio aparecen recontra descafeinados (cfr. ¿Tiene Dientes?).

(Por esto último no hay razón para llamar a escándalo: así suelen ser las reglas de juego para los caricaturistas que quieren volverse mainstream. Un ejemplo artie: todos conocemos el Macanudo de Liniers, pero su etapa pre-La Nación -recopilada en Bonjour– es mucho mejor y más desenfrenada).

Retomando: ¿Censura en El Otorongo? Difícil de creer. En todo caso, sé que varios de sus colaboradores le echan una ojeadita a este blog. Están cordialmente invitados a desmentirme.

Blog: Paolo de Lima también se manda contra Alfredo Marcos
Archivo del Útero: Alfredo Marcos se sale de la viñeta (10/11/06)

ACTUALIZACIÓN: Vean aquí la caricatura completa.