comics , discriminación , libertades , noticias , sociedad , webeo Domingo, 26 marzo 2017

Un cómic explica en facilito lo que es el PRIVILEGIO

“Las cosas que he logrado a mis 28 (29, 30 o 40) años me costaron a mí. Nadie me regaló nada”.

¿Alguna vez has escuchado pronunciar frases parecidas a esta? Obviamente sí. Es tan común glorificar el esfuerzo que muchas veces olvidamos reconocer que, dentro de nuestra burbuja, existe algo llamado:

P R I V I L E G I O

Como dirían los odiados de Calle 13, en el mundo hay ricos, pobres, clase media, cosas bonitas y un par de tragedias. Es decir, a lo largo de la vida, hay ciertos factores a nuestro alrededor que marcan lo que seremos en el futuro. Y esto se percibe aún más cuando crecemos en una sociedad profundamente desigual.

No es lo mismo estudiar en escuela pública que en colegio particular. No es lo mismo estar en una universidad nacional que en una universidad privada (no vale contar a las que funcionan encima de un chifa). No es lo mismo crecer en San Isidro que crecer en Carabayllo. No es lo mismo tener papá y mamá que ser huérfano. No es lo mismo tener la piel oscura que tener la piel y el cabello claros. No es lo mismo ser mujer que ser varón. No es lo mismo ser lesbiana o gay o trans que ser heterosexual.

Sin embargo, no todos perciben esas obvias diferencias. A algunos les cuesta darse cuenta de que, si bien se esfuerzan estudiando en su casa de playa para entrar a la Católica, otros estudian bajo techo de calamina quizá habiendo desayunado una taza de té y un pan con margarina (porque la mantequilla está carolina), con la esperanza de algún día llegar a alguna universidad.

Podríamos escribir un libro o dos solo con ejemplos de lo que es ser realmente pobre y sobre las diferencias de clases sociales, pero colocamos esas pequeñas muestras porque en realidad este post es para hablar acerca del:

P R I V I L E G I O

¿Qué es el privilegio? No es necesario ser millonario para tener privilegios. Que tus papás se esfuercen para que estudies es de por sí un gran privilegio, pues otras personas salen del colegio (o incluso en su etapa escolar) y deben trabajar para poder comer.

El ilustrador Tobby Morris, creador de The Pencilsword, elaboró un cómic que explica en sencillo estas diferencias que a veces son invisibilizadas cuando escuchamos a gente privilegiada pronunciando la frase que abre este post. El cómic se titula “En bandeja” y tiene apenas cuatro páginas que todos deberíamos ver.

fff Imagen: fff

fff Imagen: fff

fff Imagen: fff

fff Imagen: fff

¿Se te hizo familiar esta historia? Por eso, la próxima vez que hables de lo mucho que te costó llegar a donde estás (que no está mal que lo digas), antes pásate la radiografía de privilegios. Y si te identificaste más con la niña, ven, dame esos cinco.