arte , comics Lunes, 3 marzo 2014

Siete razones para dejar todo lo que estás haciendo y leer a Osamu Tezuka

Colaboración de Alfonso Rivadeneyra

Hace un par de semanas el mangaka (historietista, autor de cómics) más influyente de Japón cumplió un año más desde que empezó a alimentar a los gusanos.

tezuka7

«Ola k ase jugando con un muñeco de Astroboy o k ase». Imagen: fotosdecomics.blogspot.com/

Él es osamu Tezuka (1928-1989), quien como ya sabrán creó a Astroboy, a la Princesa Caballero, a Kimba el León Blanco, a Black Jack, Dororo, etc. Ya, cierto, algunos de esos títulos no deben haberlos escuchado ni en canción de Julio Andrade, pero el punto no es ese, sino por qué deben leer al denominado Manga No Kamisama (Dios del Manga). Como el comercial del BCP, siete razones :

1. Su dibujo era asombroso

Directamente influenciado por el trabajo de Walt Disney, el dibujo de Osamu Tezuka es, al menos en sus inicios, cute. Pero eso es lo de menos, el tipo estaba en otra onda.

adn

Fénix, volumen 2. Leer de derecha a izquierda.

Espera. ¿Es esa una escalera? ¿Una cadena de ADN? ¿El hijo bastardo de una escalera con la cadena de ADN? ¿Es eso todo lo que puedes hacer, dibujar escaleras chéveres? Va a ser que no, aunque el tío la rompía con eso. Una más:

buda

Buda, volumen 1.

Ya, fuera de bromas, vean esto:

fenix-1

Y ahora esto:

eclipse

Tezuka tenía una capacidad asombrosa de pasar de la acción, así con sus diseños “infantiles”, a páginas enteras de escenas majestuosas. Pero lo suyo era el movimiento, secuencias tan fluidas que corrían como el agua y se quedan en la retina como quien ve directamente al sol.

f

What has been seen cannot be unseen (clic para ampliar, leer de derecha a izquierda).

2. Sus guiones eran demenciales

En 1968, tres años después de que el joven futuro asesino de Starks George R. R. Martin viera su carta publicada en The Avengers 12, Tezuka había matado a toda la población de la Tierra para reemplazarla con una raza de babosas inteligentes, solo para eliminarlas y volver a poner a los humanos a caminar en dos piernas. También había matado a todos los protagonistas de Kimba el León Blanco (Jungle Taitei) y al mismo Astroboy, quien viajó al pasado para ser la pieza clave en su propio nacimiento.

Tezuka hizo de todo: ciencia ficción, fantasía, thriller, novela negra, ficción histórica. Ahí tenemos a Buda, adaptación libre sobre el fundador de una de las creencias más influyentes del mundo, con toda la crueldad que una historia acontecida unos 500 años A.C. debía tener.

E-drama-II

«I’m gonna get medieval on your eye!»

También está Adolf, donde vemos la vida de tres personas del mismo nombre: un niño judío que vive en Japón, el hijo de un embajador que sirve en las juventudes hitlerianas y el infaltable führer. Lo que empieza como tu típica historia de la Segunda Guerra Mundial se convierte en la lucha obsesiva de un periodista en busca de los asesinos de su hermano, lo fácil que es lavarle el cerebro a los más jóvenes y cómo los conflictos personales más pequeños pueden cambiar el curso de la historia. Guest star: Wagner.

1468598_10202950405227326_998295664_n

Trololololololo…

And last but not least, Fénix, la historia del pájaro inmortal, obra inconclusa donde su autor buscó plasmar lo que significa estar vivo cuando, objetivamente, si la humanidad desaparece al universo le llegaría al pincho.

536766_10202957138795661_656911172_n

Esos son dos bebés en caída libre (leer de derecha a izquierda).

¿Pero cómo es posible que Tezuka fuera tan capo? Pues mostraba al ser humano en su accionar y pensamientos más terribles, pero con un dibujo que comunica otra cosa, algo bonito, limpio; tanto que no se espera el impacto de lo que sigue al voltear la página. Este contraste, manejado con pericia, lo hace sumamente adictivo.

cereal-guy

«¿Qué, se te acabaron los ejemplos?»

En realidad no, así que comparto con ustedes lo que escribe Andrés Accorsi sobre MW, trabajo setentero del tipo que he mencionado en todo este artículo:

“A ver… si yo te digo que leí un comic donde lo más parecido a un héroe es un cura homosexual que cuando era joven perteneció a una pandilla de criminales y abusó de un nene de 11 años… nos fuimos a la mierda desde temprano, ¿no?Pero pará, que todavía no te conté quién es el villano: el nene de 11 años abusado por el cura crece y se convierte en una especie de genio del mal: estafador, violador, secuestrador, asesino y con una meta: cometer un genocidio. Pero primero, tiene que hacerle pagar por su crimen a otros casi tan jodidos como él. Aquella noche en la que el luego sacerdote Garai lo poseyó en una cueva, un gas letal se expandió sobre la isla Okino Mafune y liquidó en pocas horas a sus 800 habitantes. Claro que esto jamás salió a la luz, gracias a una compleja trama de coimas, favores políticos e impunidad urdida por importantes políticos japoneses y las fuerzas militares yankis, de cuya base salió el gas conocido como MW. Protegidos por la cueva, Garai y el entonces niño Michio Yuki zafaron de morir fulminados, pero Yuki vio su sistema nervioso seriamente afectado. Desde entonces, no sólo sabe que se va a morir joven: también perdió todo reparo, ética o conciencia a la hora de ejecutar sus planes y a la vez ganó un amante que –prolijamente manipulado- se convertirá casi a su pesar en el cómplice de sus mefistofélicos planes».

Sí, lo sé.

3. Era el rey de los ‘cameos’

Eso que Stan Lee hace en casi todas las películas de Marvel lo hizo Tezuka, décadas antes, en sus cómics, a cada rato. Y lo hacía de la puta madre.

doc

“Sup’ Doc” (dato curioso: Tezuka, además de mangaka, era médico)

4. Daba contexto a sus historias

Los cómics japoneses (manga) se publican primero en revistas de varios cientos de páginas, junto a otras historias, para después compilarse en tomos para que los pongas en tu librero. Al pasar los años, estos cómics podrían no tener el mismo sentido que su momento original. Allí entraba a tallar Tezuka, quien -al menos en Astroboy- las presenta y da detalles nuevos o se excusa por cometer algún error. Pero no se conforma con escribir un prólogo, dibuja páginas extras y se incluye como narrador/ personaje.

astroboy-contexto

Estas páginas sobre la crueldad son oro puro (clic para ampliar, leer de derecha a izquierda).

5. Creaba “actores”

Al leer varias historias de Tezuka es imposible no darse cuenta que personajes de un manga aparecen en otro, sin importar lo distinto que sea el tono de la narrativa.

shunsaku-ban

De izquierda a derecha: “Shunsaku Ban” en Another World y Black Jack.

6. Fue recontra prolífico

Cuando te quedes prendido de Tezuka, verás que siempre habrá algo más por leer. Se calcula que hizo el dibujo y el guión para más de 150 mil páginas. Y de no haberse muerto a los 61 años por un cáncer de estómago (snif) habría creado mucho más.

Osamu_Tezuka1

«Acá pues, posando con la chamba».

7. Fue un TOTAL BADASS hasta la muerte

Tezuka amaba el manga, tenía la necesidad de dibujar, de crear historias en cada momento de su vida. Creo que no hay mejor explicación que la escrita por el Takayuki Matsutani de Tezuka Productions, la empresa que administra su legado:

«Tezuka experimentó la Segunda Guerra Mundial cuando era un adolescente. Habló de haber visto barrios enteros convertidos en un mar de llamas por bombas, y después cadáveres carbonizados tirados por la calle. Recordó la profundamente reconfortante visión de las luces que brillaban con intensidad en los hogares la gente la noche del 15 de agosto de 1945, la primera noche de paz. Finalmente la guerra había terminado, los apagones eran cosa del pasado y él saboreó el regreso de la paz con profunda gratitud. Pero al mismo tiempo se juró no volver a olvidar las trágicas consecuencias de la guerra y transmitir sus propias experiencias de la guerra a los niños del futuro».

Se lo tomó muy en serio. Dice Matsutani San: «‘Se los ruego, déjenme trabajar’ fueron sus últimas palabras». Si es cierto o no, no nos compete decirlo. Solo que, como todos dios, en este caso del manga, mitos en torno suyo no faltan. A todo esto, la próxima vez que escuches de Osamu Tezuka puede que dejes de pensar solo en un creador de cómics, sino en alguien de puta madre.

1426225_10202826093639614_1404986553_n

Sep, algo así.

Nuff said.

Extra:

Librería Communitas tiene varios tomos de Astroboy y Fénix, SBS vende Buddha y hace un tiempo vi El Libro de los Insectos Humanos en El Virrey del centro de Lima.

Secured By miniOrange